En la Bocana de Iscuandé viven unas 1000 personas distribuidas en nueve localidades (El Cuerval, Juanchillo, Ensenada, Soledad pueblito, Soledad Pesquera, Macharal, Estero Largo y Bocas de Guaba); forman el Consejo Comunitario Esfuerzo pescador y derivan su sustento de la pesca y de la recolección de moluscos en los manglares aledaños y . En el 2009 en un trabajo de capacitación, las comunidades de la Bocana de Iscuandé identificaron la problemática del saneamiento básico como una de las más graves en sus veredas. Mientras este ejercicio se realizaba, la Red Hemisférica de reservas para aves playeras – RHRAP estaba designando a la bocana como el primer sitio colombiano de importancia regional para aves playeras.

Desde entonces se identificó que en el corto plazo sería fundamental propiciar la búsqueda de alternativas que aporten no sólo a la conservación de la biodiversidad sino también a mejorar la calidad de vida de las personas que habitan en la zona y que son los verdaderos vecinos de la avifauna que caracteriza a estos humedales. Por eso nos dimos a la tarea de trabajar en el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes, una tarea dura y que llevará mucho tiempo pero que hasta ahora está dando frutos y conocimientos.

El primer paso fue realizar un diagnóstico en saneamiento básico. Gracias al apoyo del Fondo Humedales para el Futuro (FHF) realizamos el proyecto “CONSERVACIÓN DE LA BOCANA DE ISCUANDÉ: EN BUSCA DE UN HUMEDAL SALUDABLE PARA LA  GENTE” en el que se levantó la línea base en saneamiento básico, abastecimiento de agua e higiene que ha permitido identificar y priorizar las problemáticas. Adicionalmente ha permitido realizar un primer acercamiento  de las comunidades a temáticas como mejores prácticas de higiene, saneamiento básico y valoración y conservación del entorno.

Durante el desarrollo del proyecto se trabajó con pescadores, amas de casa, profesores y los integrantes del Grupo Ecológico de Ensenada de las comunidades de El Cuerval, Juanchillo y Ensenada. Se elaboraron materiales didácticos e informativos que ayudarán a prevenir y crear conciencia. Es importante resaltar el interés de los líderes comunitarios de la zona y la participación de las autoridades municipales, que motiva seguir trabajando por el bienestar de este sitio y de la gente que aquí vive.

El diagnóstico dejó información alarmante sobre las debilidades tanto en saneamiento básico como en prácticas de higiene y por esto quedan muchos pasos a seguir, pues es necesario implementar las recomendaciones y posibles soluciones al igual que las acciones en términos de sensibilización y educación. Así que se seguimos trabajando en la búsqueda de apoyo técnico externo, generación de capacidades locales y el apoyo institucional para la implementación de las posibles soluciones en abastecimiento de agua y saneamiento básico acompañando los procesos educativos en todo lo referente a prácticas de higiene y disposición de residuos sólidos.

Finalmente, es importante resaltar que este proceso nos enseñó que para iniciar un proceso encaminado al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades articulado a la conservación es necesario empezar con un diagnóstico que permita conocer la situación actual y un proceso educativo que permita acercar el problema a la comunidades, y que éstas a su vez conozcan su situación y reflexionen sobre las posibles soluciones que desde sus roles pueden aportar.

Por: Patricia Falk
Coordinadora de Educación
Asociación Calidris

Sin etiquetas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

error: © Todos derechos reservados - Calidris 2017