Un territorio que conserva el manglar y la piangua Consejo Comunitario en Nariño, trabaja por la conservación de la piangua una especie sobreexplotada en el país.

Desde hace tres años el Consejo Comunitario Esfuerzo Pescador – CCEP, en el municipio de Santa Bárbara de Iscuandé Nariño está comprometido con no capturar, ni vender o consumir piangua menor a 5 centímetros (talla mínima permitida en Colombia). Hoy celebramos la renovación por tercer año de este acuerdo realizado entre el CCEP, Asociación Calidris, Conservación Internacional y Fondo Acción.

Al evento asistieron representantes de los tres consejos comunitarios vecinos, Unicosta, Chanzará y Bajo Tapaje; el gabinete de la alcaldía de Santa Bárbara de Iscuandé, en cabeza del secretario de ambiente del municipio; Conservación Internacional, Asociación Calidris y representantes de las 10 comunidades del Consejo comunitario.

¿Qué es un acuerdo de conservación?                                          

Es un mecanismo de participación mediante el cual se realizan acciones voluntarias que fortalecen los procesos de conservación y desarrollo sostenible en un territorio

¿Cuál es el propósito de este acuerdo de conservación?

Busca proteger el bosque de mangle del territorio y especialmente la piangua un recurso que se consume tradicionalmente en la costa pacífica colombiana y que moviliza la economía en la zona.

¿Por qué conservar la piangua?

Debido al consumo creciente en el país vecino Ecuador, es un producto que se considera sobreexplotado en Colombia declarado en peligro de extinción. Cuando se hace uso racional de los recursos naturales, usando solo lo necesario y a través de buenas prácticas, aseguramos que las futuras generaciones también los puedan disfrutar.

¿Qué acciones implementa el acuerdo?

  • NO capturar piangua de tallas inferiores a la reglamentaria, es decir más pequeña de 5 centímetros.
  • NO vender o negociar piangua de tallas inferiores al a reglamentaria.
  • Establecer áreas de uso temporal, a través de una extracción rotativa

¿Qué impactos  sociales se han generado en estos dos años de acuerdo?

A través del proceso de formación denominado escuela de líderes, se han capacitado 150 personas del territorio en temas de monitoreo, identificación de especies, liderazgo y legislación. Además piangueros y líderes han tenido la oportunidad de visitar y conocer experiencias nacionales e internacionales de Acuerdos de conservación.

¿Qué sigue este año?

Se avecinan nuevos retos, es necesario identificar alternativas productivas que bajen la presión a los recursos pesqueros e incluir temas ambientales en el proyecto escolar. Además continuaremos con el monitoreo de piangua, como herramienta clave en el cumplimiento del acuerdo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Comentarios