¿Qué hacen las aves playeras por nosotros?

Desde la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio publicada por las Naciones Unidas en 2005, comenzó hacerse evidente los beneficios que la biodiversidad otorga a la humanidad. Este enfoque nos está permitiendo conectar con las diversas comunidades que se benefician de la presencia de las aves en sus territorios, así seguimos sumando aliados para su conservación y beneficiando a las poblaciones humanas.

Si hablamos de aves en general, esta relación nos resulta mucho más sencilla de percibir. Reconocemos la función de los colibríes en la polinización de las plantas o las loras y pavas que dispersan semillas a largas distancias. Sin embargo, cuando tratamos de pensar qué hacen las aves playeras por nosotros, las ideas ya no surgen tan fácilmente. Comenzando porque son un grupo de aves que no todos han visto o reconoce con facilidad.

Las aves playeras son muy abundantes en las costas colombianas por ello, decidimos indagar sobre los servicios ecosistémicos de los ecosistemas asociados a este importante grupo de aves en dos comunidades de la costa del Pacífico; una en el Valle del Cauca, Consejo Comunitario de Comunidades Negras de la Isla de Punta Soldado y otra en Nariño, Consejo Comunitario Esfuerzo Pescador.

Los servicios ecosistémicos son los bienes y servicios de los ecosistemas naturales que benefician a los seres humanos. Estos pueden ser de cuatro tipos.

Servicios culturales: es el capital inmaterial las personas obtienen de los ecosistemas, como el conocimiento, la recreación, las experiencias religiosas o estéticas.

Servicios de aprovisionamiento: todos los productos materiales, consumibles, como los alimentos y medicinas, los materiales de construcción, el agua o producción de energía.

Servicios de regulación: beneficios obtenidos de regulación de los ecosistemas, como la purificación del agua y el aire, el control de inundaciones, descomposición de materia.

Servicios de soporte: son los servicios que soportan a los demás: la dispersión de semillas, el ciclaje de nutrientes, la formación del suelo, entre otros.

Tomada de WWf

Las comunidades identificaron cerca de 57 beneficios aportados por manglares, bosques inundables, por planos lodosos y playas arenosas. Estos servicios están relacionados con recursos locales, especies de plantas y animales o servicios culturales.

Los resultados muestran que más del 80% de estos servicios que la gente reconoce se relacionan con los servicios de aprovisionamiento y culturales, en menor medida, con servicios de .

Los beneficios directos de las aves son menos evidentes en estas dos localidades. En relación a las aves playeras, se identificó un servicio cultural, asociado a la vocalización de estas aves. Cuando la marea empieza a subir y los sitios de alimentación se van inundando, las aves vuelan hacia sus sitios de descanso, y algunas de ellas, como los zarapitos trinadores, lo hacen emitiendo sonidos. Además de ser agradable para los oídos, las personas que están en el manglar colectando pianguas (Anadara tuberculosa), identifican que la marea está subiendo y que es hora de acabar la faena de colecta.

Zarapìto trinador (Numenius phaeopus). Foto: Walter Cejas, Argentina.

Aunque no es una práctica común, algunas de las personas hablaron del consumo de aves playeras grandes. No obstante, esta no es una práctica común ni representa un alto porcentaje de las necesidades de proteína animal de las comunidades de la región.

La mayoría de los beneficios de este grupo son imperceptibles a simple vista. Encontramos las que airean y remueven nutrientes en el suelo con sus patas y picos, aportan materia orgánica transportan nutrientes entre sitios de alimentación, dormidero y reproducción y regulan comunidades bentónicas, entre otros aportes.

Sin embargo, aún no tenemos información que nos muestre el valor de estos servicios ecosistémicos para las comunidades de la costa del Pacífico colombiano. En los próximos años queremos enfocar algunos estudios a entender la magnitud del aporte de las aves playeras en términos ecológicos, económicos y sociales.

Este proyecto es apoyado por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos y hace parte de la implementación de la Estrategia de conservación de las aves playeras del Pacífico de las Américas. Los resultados de esta evaluación contribuyen a las Estrategias 6 y 7 de dicha Estrategia: mejorar el conocimiento de los hábitats presentes y futuros y Aumentar la capacidad de los socios y partes interesadas. Así mismo, estos resultados aportan en la conservación e hábitats importantes para poblaciones 6 especies focales de la Estrategia, como son Numenius phaoepus, Haematopus palliatus, Charadfirus wilsonia, Calidris pusilla, C. mauri y Limnodromus griseus. Otras especies que se ven favorecidas son Actitis macularius y Pluvialis squatarola.

No Tags

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Comentarios