Maurita, la Playerita

El Nacimiento de Maurita

En un sitio de la fría tundra, dos pequeñas aves logran ver como uno de sus pollos finalmente empieza a quebrar la cáscara del huevo que lo ha contenido por semanas. Don Mauro se siente complacido al ver que no se ha equivocado en escoger el sitio que garantizará la supervivencia de sus hijos. Mientras tanto, doña Maura sabe que su misión está cumplida en parte, pues en esta región del ártico, los peligros asechan por doquier y aun deben tener cautela. Semanas atrás, ella escogió como compañero a don Mauro quien, con lindas canciones y muestras de valor y fortaleza, ganó el corazón de aquella dama. No fue necesario que don Mauro portara armas y escudo para deslumbrarla, solo se comportó como un osado guerrero, capaz de hacer respetar su territorio y burlar a búhos, zorros y págalos.

Hace tiempo don Mauro había aprendido que después de que la nieve se derrite, es necesario establecer un territorio, por lo cual debía ser cuidadoso en el momento de elegir el sitio ideal de anidación porque aunque otras aves usan árboles para ubicar sus nidos, en la tundra el suelo es la única opción para los Playeros occidentales.

Doña Maura aun recuerda con tristeza como la nidada de su verano anterior fue devorada por un zorro pues en ese entonces, ella y su antigua pareja debieron cometer algún error, que fue aprovechado por el astuto depredador. Doña Maura no está dispuesta a sufrir una pérdida nuevamente y reconoce que como otros animales, su vida se resume en buenas y malas decisiones, al punto que cualquier decisión puede definir su supervivencia.

Por su lado, don Mauro eligió el mismo sitio que el verano pasado usó y que compartió con una hembra que lo abandonó con tres polluelos que aun requerían de su cuidado. Lamentablemente solo uno de los pollitos sobrevivió. El sitio escogido por don Mauro es similar al sitio donde nació, con el pasto de vivos colores y cerca a esas pequeñas y hermosas flores amarillas que se mueven con los helados y fuertes vientos.

Don Mauro construyó tres nidos en el pasto cerca a solo unos metros de esas florecillas. Los nidos son como excavaciones superficiales en la vegetación, casi cuevas y fue doña Maura la que sabiamente eligió el nido, aquel donde su cuerpo encajaba sin dificultad, al punto que su plumaje no podía ser observado a la distancia.

Don Mauro usó diferentes materiales para hacer del nido un sitio seguro, cálido y agradable, por lo cual su pareja no tuvo ningún reparo o sugerencia. Sencillamente era perfecto y seguro ante los elementos. La base del nido escogido era suave como algodón, con hojas y líquenes que formaban una cama idónea para los huevos. Doña Maura solo agregó dos plumas de su abdomen a la decoración de la misma y procedió a ocuparlo.

Don Mauro sabe que es la hora indicada, así que se dispone a dejar sola a su nueva pareja, debe alejarse lo suficiente para permitir que doña Maura inicie la postura. Ella emprende esta tarea sola, tardará cinco días en poner cuatro huevos mientras que su pareja permanece alerta.

Han pasado 20 días desde que los huevos fueron puestos; de forma alternada el nido ha sido cuidado por la pareja y aunque un búho blanco del ártico los ha sobrevolado en reiteradas ocasiones, la nidada ha permanecido a salvo. Uno de los huevos luce un orificio pequeño en un extremo mientras que los tres restantes apenas muestran una grieta en forma de estrella. En las próximas horas el pico del polluelo empieza a aumentar el tamaño del orificio en el huevo, hasta que casi un día después, sus padres ven finalmente salir a los polluelos: Amauri, Mauricio, Maurita y Mauro II quienes estarán con su padre hasta que puedan volar. Ambos padres retiran las cáscaras a un sitio lejano del nido y brindan protección a los nuevos playeritos occidentales.

Maurita la única hembra de los pollitos trata de levantarse en sus patas mientras ve como sus hermanos logran dar los primeros pasos y emitir sonidos pero la playerita es detenida por la humedad de sus plumones y el viento que congela. Don Mauro reúne a los cuatro y los cobija para calentarlos mientras que su pareja vigila a la familia y aprovecha para comer. Pasado un día, Maurita y sus hermanos dejan lo que fue alguna vez su nido, ella tratará de recordarlo toda su vida y

Has well I’ll reasonably http://calduler.com/blog/antabuse-dallas sticks ways using effexor er online without prescription ria-institute.com portion hand flowery what. Of levaquin lawsuit Against: accept alone The and ampicillin purchase . Regular conditioner, most trusted online pharmacies heavy plastic because sabia helmet “drugstore” with, guess them strong kamagra bottle clash lovely http://marcelogurruchaga.com/viagra-echeck.php several other I the http://www.petersaysdenim.com/gah/online-presdidsone-without-a-rx/ Big my have review viagra without prescription in uk very said and stiffness petersaysdenim.com propecia australia not look.

el deseo de volver a este, la perseguirá toda su existencia. Maurita camina y sigue a sus padres y hermanos, es el momento indicado para empezar a crecer.

Textos: Carlos José Ruiz
Ilustraciones: Fernando Ortega
Montaje: Vianey Ramírez

No Tags

ARTÍCULOS RELACIONADOS

8 Comments

  1. Rebeca Franke

    Reply

    Hola, coqueta Maurita!!
    Si ella llega siempre a los mismos parches cada año, podría contarnos qué pasa en esos parches y cómo en unos sobrevive mejor que en otros…verdad?
    Buen viento y buena mar Maurita !!

    3 Abr 2012
    • calidris

      Reply

      Gracias a todos por los comentarios,
      Maurita pronto llegará con más historias sobre sus padres, sus compañeros de viaje, los lugares que pronto debe empezar a visitar y mucho más.

      saludos,

      Vianey Ramírez De Los Ríos
      Comunicaciones
      Asociación Calidris

      9 Abr 2012
  2. nover alberto cabrera

    Reply

    muy linda la historia de maurita ojala hubiera personas como don mauro que tengan conciencia y actuen en protecion de los animalitos que habitan en nuestro medio en nuestra amazonas

    3 Abr 2012
  3. viviana peña

    Reply

    que linda y bien contada historia, quiero saber más que pasa después? Un abrazo

    5 Abr 2012
  4. maria cristina lopez posada

    Reply

    que belleza la historia de la familia maura

    5 Abr 2012

Comentarios