La melancolía de Maurita, la playerita

A pesar de estar con sus amigos, Richi y Chirli, la aventurera Maurita se ha sentido muy triste en las últimas semanas de julio pues extraña a sus padres y hermanos. En noches de luna llena Chirli ha observado a Maurita alejarse de la bandada y buscar una playa en La Cunita donde mira las estrellas.

Por su lado, Richi le ha enseñado a Maurita más secretos de la Bocana del río Iscuandé para hacer que su ánimo se mejore. Recientemente, Richi llevó a sus amigas a visitar la playa de Juanchillo, donde muchos niños son amables con las aves. Estos muchachos han aprendido a cuidar e identificar las aves playeras que los visitan cada año, les gusta observarlas y contarlas. Tres de esos niños, Cristián, Carlitos y Adriani, notaron como una de las aves que los visitaban no parecía muy feliz de visitarlos, por lo cual decidieron alegrarla con canciones.

Después de cantar y bailar con los niños de Juanchillo, Maurita olvidó su tristeza y se fue a dormir a La Cunita con Chirli mientras que Richi se fue al manglar a descansar. No obstante, Maurita ignoraba que una sorpresa esperaba allí por ella.

-Mi amada pequeña, casi no te reconozco, mira, tu madre ha venido a visitarte.

-¡Mamá!

Madre e hija se unieron en un abrazo bajo el manto de la noche de Iscuandé.

Textos: Carlos José Ruiz Guerra

Biólogo Investigador

Asociación Calidris

Ilustración original: Luis Fernando Ortega

Montajes y edición: Jessica Suárez Valbuena

No Tags

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Comentarios