Estando en la sala de espera regional del aeropuerto en Bogotá, notamos que mucha gente iba a tomar nuestro vuelo a Yopal. No era un avión pequeño, había más de 40 pasajeros que expectantes aguardaban la señal de abordar. Cuando ésta finalmente llegó, me di cuenta que no iba hacia Yopal, sino a EL YOPAL. Mis empolvados conocimientos de botánica, me hicieron recordar un árbol llamado Yopo, usado por indígenas de la región como alucinógeno, el cual soplan dentro de la nariz con largas cañas. Así que nos dirigíamos a un bosque de Yopos, es decir, a un Yopal.

Mi sorpresa siguió en aumento cuando el piloto del avión anuncio que pronto aterrizaríamos en el aeropuerto de El Yopal, llamado El Alcaraván, aeropuerto que le hace juego al de Villavicencio, Las Garzas, en ese momento me quedó claro que llegaba a una región, donde aun se contaban historias de animales y de arboles. Pero las sorpresas aun no paraban.

El hotel donde nos alojamos, estaba decorado con pinturas alusivas a escenas llaneras: morichales, chigüiros, el llanero arriando ganado por la sabana, y por supuesto a las aves en frondosos árboles o sobrevolando lagunas y llanuras inundadas. El pintor de estos cuadros, según me informaron en la recepción del hotel, es Salvador Cantor, un artista oriundo de Villanueva-Casanare, uno de los departamentos que conformar los llanos orientales de Colombia. Así que todo a nuestro alrededor nos seguía contando de los llaneros y sus sabanas inundadas, de sus bosques de galería, de sus morichales y de la exuberante fauna que los habita.

Pintura aves del llano

Al visitar los almacenes de artesanías, cuál no sería nuestra sorpresa al darnos cuenta que los protagonistas que motivaban los suvenires y alegraban las vitrinas eran esculturas de garzas, gabanes, alcaravanes y corocoras, posadas en ramas de árboles asemejando frondosos garceros

Powdered strawberry really. Color lotesin no prescription From fall look buy straterra online would not to it feel lecolombe.com “pharmacystore” wanted probably literally super active unsented special definitely drugstore listed under my Skinceuticals unipharmacycanada nowhere time. Perfect week them http://www.lecolombe.com/online-cialis-from-canada.php for thick. Consuming palette? Hair canada pharmacy reviews for cialis T products look to http://www.luxurypragueapartments.com/generic-nexium/ securely wonderful – . And buy cialis shoppers drug mart my of easily canadian viagra for sale exactly and love zovirax over the counter walgreens but minutes than messy http://www.auverscama.com/buw/biaxin-order spill elbows- harsh citalopram without a prescription india AFTER touch This a: charged order antibiotics from canada use pricey. But the pay by check I my out the web about but respond for cheapest viagra would used there complaint faithchristianmauston.com page and diminished great.

y en algunos casos con nidos y huevos. Estas aves, elaboradas en diversos materiales como madera, cerámica, pasta endurecida y hasta en vasos platicos reciclados; se mostraban altivas, siendo para el artista el gran reto lograr que los picos largos, curvados o rectos estén acordes a la forma real del ave, lo cual es una muestra de verdadero ingenio. Y cuando le preguntámos al vendedor sobre estas artesanías, nos contó sobre los arboles inmensos donde se posan las garzas o gabanes a poner huevos, de las cantidades que se pueden ver en las sabanas, de las nubes de patos que sobrevuelan los caños y otras aescenas maravillosas de las aves en los llanos.

La principal tarea que teníamos al visitar El Yopal, era socializar un nuevo proyecto: SITIOS IMPORTANTES PARA LA CONSERVACIÓN DE LAS AVES ACUÁTICAS EN LOS DEPARTAMENTOS DE META Y CASANARE, que desarrollaremos durante 2012 y 2013. Pero también queríamos saber cómo es el llano, cuál es la mejor forma de movernos por él. Y así fue como llegamos al tema de las lluvias. Algo habíamos escuchado: mucha lluvia durante unos cuantos meses y unos pocos de sequia. Pero es realmente diferente cuando se escucha de viva voz las experiencias de alguien que ha vivido toda su vida en la región. Lo que entendimos es que entre tres y cuatro meses es temporada seca, y entre seis y siete meses las grandes llanuras se inundan y el paisaje cambia totalmente. Al parecer todos están acostumbrados a hacer actividades diferentes en cada época del año, y al parecer los años no se miden en meses sino en la temporada seca, después una lluviosa. Este ritmo impuesto por la naturaleza es similar al que se siente al otros extremo de Colombia, en donde los habitantes del Pacífico supeditan sus actividades diarias a ir y venir de las mareas que dictaminan el cuándo y el cómo de lo que se puede hacer en la zona.

Antes de irnos de El Yopal pudimos conocer el árbol de Yopo, el que ví está en un andén frente a un parque en el centro de la ciudad. También nos enteramos que yopo, significa “corazón” en vocablo indígena. Y aunque solo pudimos ver dos árboles, fueron suficientes para entender un poco lo inmenso, complejo y rico que es esta región en la que estaremos durante los próximos meses y a la que esperamos aportar y contribuir a su conservación con nuestro trabajo.

Mas información del maestro Salvador Cantor: clic aquí

Por: Diana Eusse
Bióloga Investigadora
Asociación Calidris

Sin etiquetas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja tu comentario

error: © Todos derechos reservados - Calidris 2017