Hace algunas semanas se nos informó oficialmente que nuestro amigo Charles Duncan quien había ocupado la dirección ejecutiva de la Red Hemisférica de Reservas de Aves Playeras (RHRAP) durante la última década, dejaría su cargo el próximo 1 de noviembre. La noticia resultó toda una sorpresa y dejó a más de uno sorprendido ya que esto era algo que no estaba en la agenda de nadie.

A raíz de esto y de un homenaje que quisimos hacerle a Charles durante la clausura de la V Reunión de Grupo de Aves Playeras del Hemisferio Occidental que se celebró en Santa Marta el pasado septiembre, fue inevitable recordar todo lo que significó Charles no solo para Colombia, sino en general para las Américas que fue realmente en donde centró su interés y desarrolló la mayor parte de sus acciones a través de la Red.

Con precisión no me acuerdo cuando fue el primer contacto que tuve con él, pero si estoy seguro que fue por allá en 2003 quizás cuando arrancaba con su gestión luego de tomar el cargo; también recuerdo que me llamó la atención la buena ortografía que tenía al escribir el español y lo juicioso para responder los correos electrónicos que le enviábamos.

Por esos años, aunque sabíamos de la existencia de la RHRAP, ésta se veía como una iniciativa lejana y sobre todo centrada en identificar y trabajar en sitios de importancia para las aves playeras en los Estados Unidos. En la actualidad la RHRAP cuanta con 88 sitios ubicados en 13 países que sumados alcanzan cerca de 13 millones hectáreas que han sido identificadas como prioritarias para la conservación de las aves playeras a lo largo del hemisferio.

De estos 88 sitios, 32 (el 36%) fueron incluidos como parte de la Red bajo la dirección de Charles, muchos de estos se ubican en Latinoamérica, como la Bocana de Iscuandé en el departamento de Nariño en la costa pacífica colombiana que desde 2009 hace parte de esta coalición internacional y que para su inclusión fue determinante el apoyo e interés de Charles quien incluso visitó esta apartada zona, siendo uno de los pocos norteamericanos que en el último tiempo se ha aventurado a hacerlo, desafiando incluso las recomendaciones de seguridad hechas desde su país.

Podríamos escribir notas extensas acerca del trabajo y de las bondades de Charles Duncan como líder de la RHRAP, pero por ahora solo quisiera manifestarle nuestra gratitud por todo lo que hizo posible, por haber facilitado nuestro trabajo y por haber conectado al norte con el sur, algo de lo que se habla todo el tiempo pero que en la práctica no siempre se logra, por que para alcanzar este objetivo es fundamental contar con el interés de hacerlo a pesar de las dificultades que esto puede significar.

Como bien lo ha manifestado Charles, esto es solo un “reacomodo” para continuar con la vida, lo más importante es que estos 10 años de trabajo dieron la oportunidad para cimentar una amistad que está  por encima de los cargos laborales, de los proyectos y de las organizaciones a las que pertenecemos, además y tomando una frase de Pablo Coelho, sabemos que “Quien está acostumbrado a viajar sabe que es necesario partir algún día”

La mejor de las suertes en su nueva etapa, sobra decir que siempre será bienvenido en nuestro país, en nuestra organización y en nuestras casas, esperamos que nuestros vidas se sigan cruzando y que sigamos siendo parte de la bandada.

Por: Luis Fernando Castillo

Director  Ejecutivo

Sin etiquetas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja tu comentario

error: © Todos derechos reservados - Calidris 2017