De playeras y la gente que las estudia: Una bandada de expertos se conforma cada dos años

Los playerólogos por llamarnos de alguna manera a quienes estudiamos y trabajamos en la conservación de las aves playeras (chorlitos y playeras) somos quizás un grupo muy singular de investigadores que pertenecemos a una bandada  y nos gusta viajar frecuentemente al igual que las aves con que trabajamos.

Hace unos años una estudiante de secundaria me hizo una pregunta: ¿Por qué estudia usted aves playeras? me quedé callado por unos segundos y solo atiné a responder con un mal chiste: “Es que me gusta trabajar donde los demás se divierten: La Playa”. En parte es cierto, pero ser playerólogo en el Neotrópico y en especial en Colombia, es realmente todo un desafío y para ser sincero hay muchas otros trabajos que puedes desempeñar en la playa diferente a estudiar playeritos, sin mencionar que las playas no son los únicos hábitats usados por las aves playeras.

Lo que sí puedo afirmar es que estudiar las aves playeras no resulta muy atractivo en un país como Colombia, considerado el paraíso de las aves por tener el mayor número de especies en el mundo y con sitios tan impresionantes donde poder observar estos animales representa todo un espectáculo. Es muy cierto, mi amor por las aves no es excluyente, me fascina ver el esplendor de un trogón, la belleza de una tangara, el diseño de un colibrí o la imponencia de una gran rapaz. No se puede negar, las aves playeras, mi grupo preferido, se destaca por que su plumaje es de tonalidades grises, blancas, café y negro, sin cantos ni figuras imponentes, por ello no son un espectáculo llamativo si se les compara con especies de aves de bosques del Amazonas, del Chocó o de algún rincón de los Andes.

La playerología, término en castellano para Shorebirds Science, es una rama de la ornitología de gran acogida en otros lugares del mundo donde los Shorebirds por su término en inglés utilizado en Norteamérica o Waders usado en Europa, tienen poca competencia para robarse las miradas. También es cierto que en sitios de Norteamérica, la mayoría de las aves playeras migratorias que visitan Colombia tienen sus sitios de reproducción y es precisamente allá donde su plumaje es realmente llamativo y hasta sus cantos y comportamientos reproductivos se convierten en todo un espectáculo.

Precisamente para el grupo reducido de los playerólogos colombianos saber que no somos una bandada aislada y olvidada en el Neotrópico es realmente necesario, por ello desde que se realizó la primera Reunión de Aves Playeras del Hemisferio Occidental en Boulder- Colorado, hemos tenido la oportunidad de conocer playerólogos de Argentina, Brasil, México, Estados Unidos y Canadá, entre otros países gracias al apoyo del U.S. Fish and Wildlife Service, el Canadian Wildlife Service, USDA Forest Service y Manomet, entre otras instituciones

Poder conocer y escuchar las charlas de personajes como Rick Lanctot, Brad Andres, Mark Colwell, Erica Nol, Dov Lank o Stephen Brown por mencionar algunos nombres que encontramos en los artículos, lo consideramos un privilegio que solo es posible en estos eventos, donde también somos testigos de los avances en el estudio de estas aves que no dejan de maravillar con sus viajes asombrosos a través de los continentes.

En el año 2007, la Reunión de Aves Playeras se realizó en el marco del VIII Congreso de Ornitología Neotropical en Venezuela, para 2009 la bellísima ciudad de Mazatlán en México fue sede de este evento y en agosto de 2011, Vancouver- Canadá acogió a los apasionados playerólogos americanos.

La Asociación Calidris ha sido invitada a todas las reuniones y ha sido posible de esa manera dar a conocer nuestro trabajo al resto del continente. Asistir a este evento es una experiencia realmente estimulante y conocer a otras personas que comparten tu pasión por las aves playeras te hace sentir menos loco y menos solitario en este campo del conocimiento que hemos seleccionado.

Para 2013, los playerólogos del continente han elegido a Colombia como sitio de parada para esta gran bandada, seremos sede de uno de los eventos más importantes de la ornitología del hemisferio occidental y por ello nos llena de orgullo compartir esta gran noticia.

Carlos José Ruiz Guerra
Biológo
Asociación Calidris

No Tags

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Comentarios