Cuando baja la marea en el Pacífico colombiano

En la costa del Pacífico colombiano hay extensos bosques de manglar en un buen estado de conservación comparado con otros países de Latinoamérica. Estos bosques crecen en la desembocadura de ríos en el mar, con influencia salina. En Colombia estos ecosistemas son considerados por el gobierno nacional como muy importantes para las comunidades humanas y la naturaleza, por ser altamente productivos y ofrecer varios beneficios como formadores de suelos, sitios de alimentación, anidación, crianza, y refugio de diferentes animales, incluidos los recursos de pesquerías; proteger la línea de costa y producción de oxígeno.

Estos árboles están preparados para soportar altas concentraciones de sal cuando la marea sube, tienen mecanismos para expulsar la sal de sus hojas y raíces espaciales para sujetarse al suelo. En la costa del Pacífico colombiano el paisaje cambia notoriamente a lo largo del día: cuando la marea sube, el nivel del agua del mar puede elevarse verticalmente entre 3 y 4,5 metros, inundando planos lodosos y manglares.  Cuando la marea desciende se descubren el suelo de los manglares dejando ver todas las raíces de los manglares  y surgen grandes planicies de lodos o arenas alrededor de ellos.

El efecto de la gravedad del Sol y la Luna sobre la Tierra y la rotación de esta última producen la marea. La marea es el cambio del nivel del mar, que ocurre cada 6 horas aproximadamente.

Sin embargo los bosques de manglares son ecosistemas frágiles en Colombia y toda la costa del Pacífico americano, región que es usada por varios grupos de animales y en especial las aves playeras. Estudios del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible del país, reportan que en últimos 20 años, más del 20% de estos bosques han sido destruidos por actividades humanas y muchos están cambiando debido a la alta sedimentación proveniente de los ríos. Por lo que existe una necesidad urgente de mantener estos ecosistemas a lo largo de las costas y el apoyo de las  comunidades locales es un elemento crucial para el éxito de cualquier iniciativa de conservación en la región.

Juanchillo, Consejo Comunitario Esfuerzo Pescador - Nariño
Juanchillo, Consejo Comunitario Esfuerzo Pescador - Nariño

Continuando con nuestro trabajo junto con las comunidades de los concejos comunitarios Esfuerzo Pescador (Iscuandé, Nariño) y Comunidad Negra de Punta Soldado (Buenaventura, Valle del Cauca) en los próximos meses estaremos trabajando para mejorar la comprensión de los beneficios proporcionados por las aves costeras y los planos intermareales a lo largo de la costa del Pacífico de Colombia. Adicionalmente queremos fortalecer la capacidad de toma de decisiones en su territorio, y articular autoridades gubernamentales y ambientales.

Al vincular el conocimiento y la cultura tradicionales con la conservación de las aves playeras, las comunidades locales y los tomadores de decisiones podrán enfrentar amenazas actuales y potenciales a los ecosistemas de los que dependen para su bienestar social y económico.

No Tags

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Comentarios