Los colombianos debemos sentirnos orgullosos de la riqueza natural de nuestro país, puesto que se ha caracterizado por poseer el 19% de las especies de aves del mundo, es decir que cuenta con más de 1.865 especies.

Pero, al parecer estas cifras no dicen nada para muchos que creen que la naturaleza es eterna. En la actualidad 112 especies de aves, es decir, el 6,4% de la avifauna nacional, se encuentran amenazadas y con peligro de extinción y 1 se encuentra declarada oficialmente extinta. De este total 19 especies se encuentran en peligro crítico; 43 en peligro y 50 son vulnerables.

Adicionalmente, a 40 especies más se les considera casi amenazadas y 9 con datos insuficientes. De las 67 especies endémicas de Colombia, (Stiles, 1998) un 70% (47 especies) se encuentra en la categoría de especies amenazadas. De éstas, 12 están en peligro crítico; 18 en peligro y 13 son vulnerables. Y pese a que las causas no son desconocidas, no se ha logrado hacer mucho para disminuir, de manera paulatina, el número de especies amenazadas.

Orígenes de amenazas a nivel nacional

La principal causa de amenaza para la avifauna colombiana es la destrucción de los ecosistemas, lo cual afecta a 110 especies. Forman parte de este tipo de destrucción la deforestación, las actividades agropecuarias, la extracción de madera, los cultivos ilícitos y la destrucción de humedales.

La segunda causa de amenaza es la presión selectiva ocasionada por actividades como la cacería y el tráfico de animales para mascota; este tipo de presión afecta a 34 especies.

  • La cacería afecta principalmente a las aves acuáticas, rapaces y frugívoras grandes.

  • El tráfico de aves vivas afecta en especial a los loros y guacamayas.

  • La contaminación afecta en mayor o menor medida a unas 17 especies.

  • Los animales domésticos o introducidos, la flora exótica y los desastres naturales, son una amenaza grave sólo para una cuantas especies.

Amenazas en la región

En el ámbito regional la principal amenaza para las aves es la pérdida o destrucción de sus hábitats, la desecación y transformación de los humedales para adecuar las tierras a la agricultura extensiva, así como la tala y la quema de los bosques secos.

Para contrarrestar el peligro de extinción al que están expuestas diversas especies de aves, lo más recomendable es unir esfuerzos entre la sociedad civil, entes especializados en el tema, ONG y entes gubernamentales. De esta manera, la conservación de aves y de sus hábitats sería más que una utopía y daría pie a incrementar el número de especies existentes en la región y el país.

Es por esto que ya no es suficiente saber cuáles son las especies en peligro. Es necesario identificar estrategias efectivas que permitan conocer cómo se comportan las poblaciones en diversos espacios y en distintas épocas, y establecer áreas prioritarias para la conservación de las mismas.

Los invitamos a comprender que tenemos una responsabilidad como ciudadanos de contribuir a la solución de un problema que debe importarnos a todos los que vivimos en Colombia, el país de las aves.

 Fuente textos: Renjifo, L. M., A. M. Franco-Maya, J. D. Amaya-Espinel, G. H. Catan y B. López –Lanús (eds). 2002. Libro rojo de aves de Colombia. Serie Libros Rojos de Especies Amenazadas de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y Ministerio del Medio Ambiente. Bogotá, Colombia.

Stiles, F.G. 1998. Aves endémicas de Colombia. Pp 378-385, 428-432. En: Informe Nacional sobre el estado de la Biodiversidad en Colombia (Vol I) M.E. Chaves y N. Arango (Eds.) Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, PNUMA, Ministerio de Medio Ambiente. Bogotá.

Sin etiquetas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja tu comentario

error: © Todos derechos reservados - Calidris 2017